Viktor Frankl: el hombre en busca de sentido

El libro de Viktor E. Frankl, El hombre en busca de sentido, (Herder, Barcelona, 21ª Ed., auschwitz-children_mega [800x600]2001), es muy importante en la historia de la psicología, en realidad en el conocimiento de lo que es el hombre/mujer. Está basado en la narración en primera persona de  la experiencia de un judío, psiquiatra, en un campo de concentración durante la segunda guerra mundial y los resultados de su observación de las reacciones de las personas en esa situación extrema.

El tema central es la necesidad y búsqueda de un sentido de la vida, elemento clave en la configuración de una persona. Se trata de una experiencia extrema de la «libertad para», o más bien como para sobrevivir es fundamental tener una finalidad en la vida. En el campo de concentración se sobrevive, no por fortaleza física, sino por tener un motivo, un sentido por el qué vivir. La clave es la cita que el autor hace de Nietzsche: «Quien tiene un porqué vivir, encontrará casi siempre el cómo», cuando se tiene una finalidad se pasa por encima de cualquier dificultad, se consigue el modo de salir adelante, de llevarlo a cabo.

Este tema central es visto a través de múltiples experiencias vitales que el campo de concentración hace vivir de un modo agudo. Vamos a indicar de un modo muy sintético 4 claves sobre, de las que más adelante incluimos una entrada con algunos textos de Viktor Frankl. Para entenderlos en profundidad sería necesario acudir al texto original del autor (pondré alguno en una próxima entrada):

a)            Experiencia de la vida desnuda: lo que hace un ser humano cuando de pronto no le queda nada: «nada teníamos que perder como no fueran nuestras vidas, tan ridículamente desnudas». La clave es el sentimiento de pertenencia y seguridad, en el campo de concentración su privación total.

b)           Experiencia del sufrimiento, como parte de la vida. La experiencia del campo de concentración, ¿es algo enteramente extraño a nosotros o hay algo en nuestra vida que tenga que ver con eso?

c)            Vivencia del tiempo: romper la idea que tenemos muy arraigada de que el tiempo es objetivo… en realidad su percepción depende de nuestras expectativas, de nuestra situación existencial. El tiempo, lo más valioso que tenemos, es configurado por la interioridad.

d)           La libertad. Signo distintivo de lo humano, muy difícil, incluso minoritaria, pero siempre termina apareciendo a pesar de todos los condicionamientos.

Como método psicológico Viktor Frankl desarrolla la logoterapia. Es significativo que su liberation55experiencia le haya llevado a potenciar de ese modo la palabra, por ejemplo una de sus técnicas es el dialogo socrático. La idea de fondo es buscar el sentido de la vida de la persona que acude a la terapia, con un planteamiento existencial: su vida es lo importante. De este modo Viktor Frankl, que procede de la escuela de Freud, se separa de este, que ponía el énfasis en la «voluntad de placer» y se acerca a los planteamientos de la psicología humanista. De acuerdo con la idea de Freud, el sujeto tiende a expandir el placer, hasta que este encuentra su límite: el principio de la realidad. De este modo en el individuo placer y realidad se encuentran en conflicto. La idea de Frankl es enteramente diversa: para él el sufrimiento es parte de la vida, esta tiene un sentido, y esa finalidad es lo que llena la vida de la persona, y le da fuerza, capacidad de enfrentarse a lo que sea necesario.

Anuncios

Un comentario en “Viktor Frankl: el hombre en busca de sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s