Lo nuevo (enamoramiento 12)

La apertura de uno mismo que provoca el enamoramiento tiene relación con la ingenuidad, con la capacidad de ver lo nuevo, de no darlo todo por sabido; es la actitud del que no está de vuelta (que es siempre alguien que ve lo negativo, o mejor al que lo negativo paraliza),  del que ve lo positivo, lo valioso, lo que enriquece. 9110551_sPara el enamorado, como para el niño, todo es nuevo, todo es maravilloso. Por eso, desde el enamoramiento, se puede crear todo un nuevo mundo donde se puede vivir. El nuevo mundo aparece a los ojos del enamorado.

El enamoramiento es siempre un comienzo, como si no hubiese experiencia previa y todo fuese posible. Quien tiene mucha experiencia acumulada, aquel en quien la experiencia prevalece no deja espacio a lo nuevo, su mundo ya está cerrado, acabado, no ofrece nuevas posibilidades. Todos conocemos personas así, que ya lo saben todo con anticipación, que no dejan espacio a que ocurra la novedad, que se encuentran conscientemente lejos de la ingenuidad y eso precisamente les parece el enamorado: un ingenuo que ya se estrellará con la vida, la vida se encargará de bajarle a la realidad. Esto es así porque la realidad para ellos está cerrada, experimentada, no deja espacios. Pero es la realidad del miedo, de la seguridad, de la advertencia emocional del peligro, de quien ya no quiere riesgos. La cerrazón de la experiencia la pone emocionalmente el miedo.

Precisamente por esto el enamoramiento, la capacidad de mantener el enamoramiento, que es el amor vivido, es lo que da a la persona juventud. El que está enamorado y cree y vive su enamoramiento, es joven; éste es el auténtico elixir de la juventud: tiene la vida abierta, ve sus posibilidades, tiene esperanza y futuro. En cambio no es joven quien no ama, y no ama quien no está enamorado: no hay amor si no hay encantamiento y admiración, porque no le va a ver las puertas a la vida, a la realidad.

El enamoramiento es lo que proporciona esperanza, sentido a la vida, apertura, ya hemos dicho que es lo que pone metas, el que hace confiar en el futuro, en lo nuevo de ese futuro, en tendrá apertura para nosotros, que traerá cosas positivas a la vida.

Finalmente, el enamorarse lleva consigo un sentido de exultación, de empuje, de alegría, de fuerza: el amor, a pesar de todas las apariencias, es increíblemente fuerte. Con el enamoramiento no sólo se descubre la vida, se descubre también la energía para vivirla: este es otro de los modos en que el amor hace joven. El mundo abierto por el enamoramiento está lleno de energía. El mundo cerrado por el miedo, la experiencia acumulada sobre el miedo es un mundo sin energía: no hace falta energía para mantenerse en la propia zona de comodidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s