La amistad y la igualdad

Otra característica clave y en este caso específica de la amistad, es la igualdad. La amistad introduce la igualdad en las relaciones. Las relaciones entre amigos son relaciones entre iguales y si no se consideran así no son amigos. En tanto que amigos son iguales. Si alguien es amigo de una persona importante, pongamos un ministro del gobierno, es amigo en la medida en que puede llamarle por teléfono y decirle: «¡Oye, Pepe!». Si no puede hacer eso no es amigo.5033448_s

Esta es una característica específica de la amistad entre todas las relaciones humanas. La amistad es la única relación que establece la igualdad. El sexo no introduce por sí mismo la igualdad, tanto que hay innumerables relaciones sexuales en las que los dos que intervienen no son iguales, por ejemplo, relaciones con un componente económico en el que uno paga y el otro realiza prestaciones. En la pareja sexual se establece la igualdad cuando la dimensión de amistad se establece entre ambos, y además en la medida en que la amistad se ha establecido entre ambos. La igualdad se establece en la medida en que ambos puedan tener encuentros en el sentido que hemos dibujado arriba.

Por esta característica de la amistad, esta se lleva mal con las organizaciones. Insisto en esta idea, de la que ya he hablado al hablar de amistad y libertad, pero que en el caso de la igualdad se hace aún más marcada: los grados de todas las organizaciones y jerarquías se llevan mal con la amistad y la miran con sospecha. No es que no se pueda tener amistades en las organizaciones, empresas, etc., tanto se puede que hay muchas amistades que surgen en esos ámbitos, como en todos los de la actividad humana, basta que se genere contacto personal. Sin embargo, debido a que introduce la igualdad, es vista con sospecha la amistad con un jefe. La sospecha es de favoritismo. Y de algún modo es ineliminable. Depende del tipo de organización, pero siempre se ve de un modo diferente a quien es conocido como amigo del jefe, lo mismo que cuando es familiar. La diferencia es que la relación de parentesco es precisa desde un punto de vista jurídico y por tanto más manejable, es decir se puede adoptar con claridad la postura al respecto. Con la amistad no es así. La postura del jefe que tiene un amigo subordinado es doble, o adquiere una relación de favoritismo o emprende una relación en que trata con distancia y a veces con mayor dureza al amigo, para que los demás vean que es justo y que trata a todos por igual. En cualquiera de las dos situaciones la amistad ha interferido en la relación.

También en algunas organizaciones religiosas, significativamente en las de más fuerte sesgo institucional, se ve con sospecha la amistad entre los compañeros. Se le llama “amistad particular”, poniendo el acento en que la amistad crea una relación especial (“particular”) entre los dos amigos. Se sospecha, con razón, que eso crea corrientes que se salen del control de la jerarquía de la institución y eso no se puede permitir. Como se ve evidente es parte del control de la persona en las sectas. A este extremo de sospecha de la amistad entre iguales no se suele llegar en las empresas y otras organizaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s